LECTURA POLÍTICA

NOÉ MONDRAGÓN NORATO

LECTURA POLÍTICA 18/12/18

Noé Mondragón Norato

Los miedos que cunden

Los miedos se justifican. Van más allá de los sobresaltos y la incertidumbre. Del temor a la austeridad y el freno a los excesos. Porque a partir de la designación de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, como delegado federal en Guerrero, las cosas podrían no caminar bien para un gobierno estatal empotrado en las mismas prácticas políticas de siempre. Hay, sin embargo, algunos escenarios que estarían configurándose a partir de una eventual y sensible afectación a las finanzas públicas estatales. Es cuestión de atar los cabos.

CERRAR PINZAS.- Desde que Pablo Amílcar fue designado presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en el Congreso local, las escaramuzas contra él por parte de aquellos políticos partidarios del gobernador Héctor Astudillo Flores, comenzaron a intensificarse. Y se entendió. Porque hasta antes de que eso ocurriera, los gobiernos estatales priístas y perredistas negociaban. Arribaban a los acuerdos comunes. Sin afectar en gran medida, toda la gama de intereses que los mantuvieron vivos y actuantes. Pero esta vez, las cosas podrían ser diferentes. Se lee así:1.- Si se mira bien, la fracción legislativa del Morena aguantó hasta el último minuto para empujar la designación del sustituto de Pablo Amílcar en la Jucopo. Era desde luego, una actitud con ciertas dosis de marrullería. Pero el contexto político lo justificaba: no podían designar al nuevo presidente de la Jucopo antes de que AMLO tomara protesta como presidente. Se trataba en el fondo de amarrar los escenarios en cuando menosdos frentes: evitar que el recién ungido fuera obligado a negociar previamente con la fracción legislativa del PRI, PRD y PAN en el Congreso local, con la mira puesta en la aprobación del presupuesto de Egresos. Y, por otro lado, llegaba fortalecido con la venía política de López Obrador y seblindaba ante las presiones de dichas fracciones legislativas. Es decir, no podía ser acorralado con facilidad teniendo en sus alforjas políticas el apoyo presidencial. Si en el PRI, PRD y PAN evalúan que, con el arribo del diputado local morenista Antonio Helguera Jiménez a la Jucopo, las cosas se facilitarán porque “se puede negociar con él”, en realidad dicho personaje vendría en una actitud de mayor cerrazón política que la de Pablo Amílcar. Porque será el personaje encargado de ejecutar todos los planes y proyectos que el presidente del país tiene contemplados aplicar en Guerrero. Y la primera estocada política de su parte, se medirá de una sola forma: con la reducción de varios millones de pesos en la aprobación del Presupuesto de Egresos que ejercerá durante todo el 2019, el gobierno de Astudillo. Es de mero trámite. 2.- Desde su papel como delegado federal para Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval cerrará la pinza con la fracción legislativa mayoritaria del Morena en el Congreso local. La maniobra se huele y se percibe desde lejos: todo el presupuesto federal para las dependencias del gobierno estatal astudillista, tendrá como caja de resonancia natural, al Congreso local. Es decir, irá a parar a las manos del secretario de Finanzas y familiar del gobernador, Tulio Samuel Pérez Calvo, pero con los “candados” financieros legales. Se trata de que el Congreso local los etiquete y que dicho funcionario ya no les pueda meter mano a su libre albedrío. Trasciende incluso, que Tulio ya amasó una considerable fortuna personal. Por eso se entiende que esa intención choque con los intereses de dicho funcionario estatal, quien asumió recientemente que el delegado federal “no tiene legalmente, la condición de entidad financiera para manejar los recursos del gobierno estatal”. De acuerdo. Él no puede. Pero el Congreso local sí. Se entiende por eso mismo, que tanto Antonio Helguera desde la Jucopo y Pablo Amílcar desde la delegación federal, unan fuerzas para tumbar todo el mapa de las irregularidades financieras proyectadas por la actual administración estatal. Y sí, hay miedo. Porque van a brotar muchas cloacas bien resguardadas hasta hoy. Cubiertas por el manto impune de las complicidades.

HOJEADAS DE PÁGINAS…La que progresivamente, aparece alejada del Morena y de López Obrador, pero más plegada al gobernador Héctor Astudillo, es la alcaldesa morenista de Acapulco, Adela Román Ocampo, quien no puede frenar la violencia en el puerto. Y hasta su Policía Preventiva Municipal se vio involucrada en la desaparición de tres jóvenes, uno de los cuales apareció muerto. Adela no tiene estrategia de seguridad pública y aparece copada por la delincuencia porteña que la mantiene literalmente, con un pie en el cuello.

LECTURA POLÍTICA 17/12/18

Noé Mondragón Norato

Opacidad que no cede

Un asunto ha desatado el avispero en todo el país: lareducción de los altos salarios de los funcionarios públicos. Y este impacto se ha medido también, en Guerrero, donde las inercias y la opacidad de muchos parecen predominar. Apelan a la cultura del pasado priísta que los ampara recurrentemente bajo el manto incólume de las complicidades. Hay instituciones y actores instalados en este camino que ya se les va reduciendo progresivamente. Se les está acabando.

OPACIDAD VENCE TRANSPARENCIA.- Muchos actores políticos no terminan de asimilar una sola situación: en la presidencia del país ya no despacha un priísta, sino un opositor cuyo proyecto parece encaminado a cortar de tajo, todas las irregularidades financieras. Y también, los altossalarios que nunca se midieron con el rasero de las eficaciasy los resultados. Hay que ir por partes: 1.- Los magistrados del Tribunal Electoral del Estado (TEE) no solo se niegan a revelar los salario que ganan, sino que, al igual que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), temen que esa medida termine por empujar su necesaria reducción. En este caso, es el Congreso local la instancia legal para exigirles que clarifiquen sus emolumentos que han navegado en la más completa de las opacidades desde siempre. Y no se trata de que los magistrados perciban al TEE como un feudo impenetrable de poder y parte de su propiedad, sino que al igual que todas las instituciones, están obligados a someterse al escrutinio de la Ley y de la Constitución. No hay reversa. 2.- En el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), el consejero presidente, Nazarín Vargas Armenta, apelando a su evidente origen priísta, le dio por encarrilarse en la mitomanía. Afirmó que percibe un salario de 60 mil pesos mensuales. Pero en el portal de transparencia de ese mismo instituto, la cifra se eleva hasta los casi 103 mil pesos mensuales. 43 mil pesos más, de lo admitido por Nazarín. Esa instancia ha estado en los últimos años, contagiada por el escándalo, pues la exconsejera Marisela Reyes, percibía casi 200 mil pesos mensuales que no justificaron nunca, un trabajo temporal y complaciente con los partidos políticos. El Congreso local tampoco ha hecho su chamba al respecto. No se entiende cómo, siendo mayoría legislativa morenista, su trabajo no impacte hacia dentro de los organismos controlados por el gobierno estatal, como sí está ocurriendo en el Congreso federal tanto con aquellas instituciones que dependían de la presidencia del país, como de las que jurisdiccionalmente, se someten gobierno de la Ciudad de México. 3.- Muchos de los alcaldes que se fueron, saquearon voraz e insaciablemente las comunas que gobernaron. En la fracción legislativa del Morena, hay una tibia postura respecto a su obligada rendición de cuentas ante el pleno de ese poder. Y hasta su eventual proceso penal. Sin embargo, para la Auditoria Superior del Estado (ASE) y su titular, Alfonso Damián Peralta, “todo lo que entró salió” en dichas comunas.Y el problema de la ASE no solo es decomplicidades sino de opacidad también. Es decir, Alfonso no aclara cuál es el salario que percibe como auditor. Ni los mecanismos que emplea para vender como “sanas” las finanzas de todos los alcaldes de los 81 municipios. Resulta extraño que desde que tomó protesta como titular de la ASE, el 20 de julio de 2014, Alfonso ni siquiera sacó tarjeta amarilla a ningún alcalde. Tampoco lo hizo su antecesor, Arturo Lataban López. Y el que inauguró esa dependencia, Ignacio Rendón Romero, sí fincó responsabilidad penal en la entonces Procuraduría General de Justicia, contra el exedil perredista de Iguala, Lázaro Mazón Alonso. Pero al dejar congelada esa averiguación, se entendió que el asunto, más que llegar a fondo de esa cloaca, se bañó de evidentes intereses políticos. El punto es que el Congreso local aparece paralizado al respecto. A pesar de que Antonio Helguera Jiménez ya fue designado como presidente de la Junta de Coordinación Política. A ver si los diputados locales del Morena ya se ponen a trabajar en serio.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Durante su acostumbrado “baño de pueblo” versus Paseo del Pendón, el gobernador Héctor Astudillo, se dejó llevar poruna euforia mal evaluada. Dijo que en la sierra de la región centro “no se han comprobado hechos que lamentar”. Pero el saldo funesto hasta hoy, es de 27 muertos y decenas de refugiados que no regresan a sus hogares por la violencia. ¿Acaso lo venció la inercia embriagante y contagiosa de una efímera tradición?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La Informacion al momento de los hechos

A %d blogueros les gusta esto: